Una encuadernación para cada tipo de trabajo – Grapado_

Una encuadernación para cada tipo de trabajo – Grapado_

Sin encolado, pegado u otra forma de encuadernación, los papeles sueltos no conforman un libro, una revista, un bloc, ni un folleto. A continuación, te presentamos distintos tipos de encuadernación, desde el bloc encolado hasta la espiral, y te explicamos cómo seleccionar el tipo más adecuado para tu impreso.

Solo el tratamiento posterior en el área de encuadernación convierte a las hojas sueltas y pliegos plegados en un producto impreso listo para ser usado. La oferta de diversos tipos de encuadernación es grande y no toda encuadernación sirve para cualquier proyecto. Los costes de fabricación, la durabilidad, la cantidad de hojas y el uso posterior de un impreso son los criterios de calidad más frecuentes para seleccionar una encuadernación. Para que tus impresos sean conformes a tus requisitos individuales, en este artículo te ilustramos los tipos de encuadernación preferidos, así como sus ventajas y desventajas específicas. Con esta información estarás en condiciones de determinar el tipo de encuadernación técnicamente apto para tu próximo proyecto.

EL GRAPADO

El grapado es un verdadero clásico entre los procedimientos de encuadernación. También se lo conoce por otras denominaciones, como engrapado, engrampado o encuadernación con ganchitos. Este tipo de encuadernación es particularmente frecuente en los siguientes productos impresos:

  • revistas
  • impresos publicitarios de todo tipo
  • folletos
  • catálogos

En el proceso de grapado, los pliegos que se insertan uno dentro del otro se unen en el reverso del pliegue mediante grapas de alambre; todo ello en solo un paso de trabajo. Al hacerlo, en la mayoría de los casos el alambre perfora el pliegue en dos puntos y se dobla en la parte interior. Después del proceso de encuadernación llega el último paso de trabajo: el recorte en tres lados.

Una producción rápida y económica son las ventajas de esta encuadernación. Además, destaca por una durabilidad relativamente larga y por poder abrirse bien. Los motivos impresos se pueden apreciar bien hasta el pliegue (la parte central del impreso estando abierto).

Las páginas de los impresos grapados siempre deben ser múltiplos de cuatro, por lo tanto no son posibles las páginas individuales. La única excepción son las páginas adicionales extraíbles, llamadas también encartes, en las páginas interiores o cubiertas.

La cantidad máxima de páginas depende del gramaje del papel. Cuanto mayor es el gramaje del papel, menor es la cantidad posible de páginas. A modo de comparación: por ejemplo, para una revista solemos aceptar hasta un máximo de 40 páginas de papel cuché de 250 g/m², mientras que el papel cuché de 90 g/m² admite hasta 128 páginas.

Generalmente el alambre utilizado para la encuadernación con grapas está disponible en diversos recubrimientos y colores. Una variante interesante es el grapado con grapas omega, con ojales curvados hacia fuera, lo que simplifica el fijado de la encuadernación y su posterior archivado sin necesidad de realizar perforaciones.

 

Fuente: Onlineprinters

Blog Impresión digital0 comments

Comentar